Viajes

Descubriendo… La Ruta de los Lagos

La ruta de los lagos
Escrito por Javier Soriano

El río Noguera Pallaresa nace en el Pla de Beret (Val d’Aran), en el Pirineo de Lleida, y en sus 154 kilómetros de recorrido, hasta desembocar en el Segre, reúne doce embalses. Hoy recorreremos la denominada Ruta de los Lagos o embalses que comprende cuatro, de sur a norte: el de Sant Llorenç de Montgai, de Camarasa, de Terradets o Cellers y el de Sant Antoni o Talarn. El primero corresponde a la cuenca del Segre, en la comarca de la Noguera y los otros tres a la del Noguera Pallaresa, en la comarca del Pallars Jussà. Este recorrido se puede realizar en el denominado Tren de los Lagos desde Lleida. Los seniors de Flavorcook lo hicimos por carretera y así os lo contamos.

De Terrassa (Barcelona) a Cervera  por la autovía A-2, seguimos hacia Guissona por la L-311. Aunque nos desviamos del recorrido, en Guissonaa podemos comer muy bien de precio en el Ärea de la Cooperativa de Guissona y además llenar el depósito por una cifra inferior a la de mercado. Desde aquí nos dirigiremos a Guardia de Noguera para fijar nuestra residencia en Casa Perdiu. Muy buena atención, buena comida, precio interesante y punto estratégico ya que antes de llegar a Tremp, en la población cercana de Palau de Noguera hay una gasolinera de Área de Guissona donde repostar. Así que tomamos la L-310 dirección Tárrega, antes de llegar nos dirigimos a  Anglesola, mediante la C-53. Esta carretera nos lleva a Balaguer, y poco antes la C-13 hasta Camarasa. Hay otra red de carreteras que discurre por Anglesola hasta Balaguer, pero ésta es más rápida y cómoda.

Antes de entrar en Camarasa por la izquierda hay una carretera a Sant Llorenç de Montgai, población donde se sitúa el pantano del mismo nombre construido por La Canadiense en el año 1935. Zona declarada Reserva Natural de fauna salvaje por la gran diversidad de especies y un lugar ideal para disfrutar con actividades acuáticas y de ocio. Sobre la estación de tren, el Parque Arqueológico Didáctico, una instalación al aire libre donde se han recreado los conjuntos arqueológicos de la zona. Cerca se sitúa el yacimiento de la Roca dels Bous (Toros). En lo alto de una colina, al oeste de la población, encontramos las ruinas del castillo de origen sarraceno, del que solo queda su antigua capilla hoy ermita de la Virgen del Castillo. Numerosos recorridos y lugares de escalada hacen de estos aledaños un lugar especial para los amantes del montañismo.

Desandamos la carretera hasta Camarasa. Una puerta y parte de la muralla nos recuerdan su pasado medieval y varios yacimientos, entre ellos el de la Cova del Tabac, con un conjunto de pinturas rupestres, nos hablan de los primeros pobladores allá en la prehistoria. El pantano de Camarasa, construido también por La Canadiense, es una de la mayores obras de ingeniería realizada en España, si consideramos el año de ejecución 1920, la altura de su presa de 103 metros (entonces fue la más alta de Europa) y un volumen de hormigón de 218.000 metros cúbicos. Aunque no es el más grande por capacidad, 163 millones de metros cúbicos en sus 20 kilómetros de extensión, ya que el de Sant Antoni o Talarn lo supera en 42. Casi cuatro años se tardó desde los primeros estudios del terreno, desvío del río, construcción de la presa y la puesta en marcha.

Leer más sobre la historia de la presa

Siguiendo por la C-13 después de La Baronia de Sant Oïsme y de Rúbies, por la derecha, viene desde Ager la nueva carretera C-12, y seguidamente llegamos al área de descanso previa a la entrada al Pas o Congost de Terradets. Desfiladero formado por el río Noguera Pallaresa al atravesar la Sierra del Montsec donde coinciden las comarcas de la Noguera y el Pallars Jussà.. Por el angosto, de ahí el nombre en catalán, Congost de Terradets pasan la carretera, el río y la línea férrea de Lleida a La Pobla de Segur. Nos adentramos en el desfiladero por el que discurrimos durante tres kilómetros encajonados entre las paredes del Montsec d’Ares y el Montsec de Rubies. Por la primera y encaramada a bastante altura podemos observar el recorrido de la vía férrea en la horadada roca. Domina este paso la Roca Regina, de 707 m. alto, que cae verticalmente sobre el río,  lugar preferido por los practicantes de la escalada. Bajo esta roca desagua en el río Noguera Pallaresa el Barranc del Bosc con una caída espectacular, el Salto de la Reina Mora.

Ya casi al final del desfiladero, donde se construyó la presa y la central, un puente nos lleva a la antigua carretera excavada en la pared opuesta. Una serie de grandes ventanales, que ya observamos desde que salimos del túnel, nos permiten ver el pantano de Terradets o Cellers en toda su extensión. En su construcción hubo que sacrificar el monasterio de Sant Miquel de Cellers datado en el s.XII, hoy debajo de las aguas. Desde aquí nos elevamos sobre él y contemplamos su majestuosidad en el mirador de la pequeña población de Llimiana, situada en lo alto de una peña rocosa a 800 m de altura. Esta población nacida alrededor de un castillo, construido para dominar el desfiladero, nos muestra sus calles que denotan una estructura medieval. Destaca la iglesia románica del s.XI dedicada a la Mare de Déu de la Cinta, de tres ábsides, colgada literalmente al borde de la roca.

Siguiendo por la C-13 llegamos a Cellers cuya antigua estación, cerca del embalse, se ha transformado en albergue. Más allá a la izquierda Guardia de Noguera, también denominada Guardia de Tremp o simplemente Guardia, cuyo castillo sirvió de protección a la cercana población de Tremp. Como ya hemos dicho antes aquí se encuentra Casa Perdiu. De Guardia de Noguera parte una carretera que nos lleva al Castillo de Mur y a la contigua Colegiata de Sta. Maria de Mur. El castillo al parecer levantado en el s.X, cuyas paredes son las más altas construidas por el ser humano en un lugar elevado, entre 14 y 18 metros de altura, sobrevive en buen estado de conservación igual que la colegiata. Es pequeño, de forma triangular y sin foso, por estar condicionado por la roca que lo sustenta. Sta. Maria de Mur, del s.XI,  ha llegado hasta nuestros días tal y como se construyó, sin reformas. Se conserva casi en su totalidad, puesto que en las primerías del s.XX se extrajeron las pinturas románicas del ábside central, hoy se conservan en el Museum of Fine Arts de Boston.

A primera hora de la mañana la primera población a visitar es Tremp, capital de la comarca, donde en la oficina de turismo, situada en La Plaza de la Cruz y en los bajos del ayuntamiento, nos facilitan la información necesaria para recorrer toda la riqueza arquitectónica y paisajística de la comarca. Verlo todo es imposible por ello es mejor dejarse aconsejar por el personal de la oficina. El núcleo central del municipio está situado sobre una pequeña meseta a 468 metros de altura sobre el nivel del mar. Destaca en Tremp, frente al ayuntamiento, la Basílica de la Mare de Deu de Valldeflors iglesia de origen románico que data del s.IX, aunque la fisonomía y la estructura actuales son fruto de la mezcla de diferentes estilos. De la ciudad fortificada aún se conservan tres de las seis torres de la antigua muralla. Justo a la entrada de Tremp, a la derecha, se encuentra el Parque del Pinell que comprende una extensa pineda y diversas instalaciones deportivas. Pasear al atardecer por su rambla y observar el deambular de la gente sentados en alguna de sus terrazas, mientras tomamos un refresco, es un ejercicio relajante. Por cierto esta rambla lleva el nombre del Doctor Pearson, ingeniero y fundador de La Canadiense que construyó la presas de Sant Llorenç de Montgai y de Camarasa entre otras.

Desde Tremp seguimos hasta Talarn donde comienza el embalse de Sant Antoni, la superficie de agua dulce más grande de Cataluña, lugar ideal para practicar deportes de remo y así poder descubrir parajes sorprendentes. El nombre de Talarn proviene de la fortaleza celta, del s.VII, situada en lo alto de una colina. Al abrigo del antiguo castillo creció una población que se convertiría en uno de los núcleos más importantes. Destaca la iglesia románica de Sant Martí, de origen románico que conserva un órgano barroco. Esta población y parte de la comarca tiene una importante fuente de ingresos en la Academía de Suboficiales que al parecer será cerrada a comienzos del próximo año, se mantienen contactos para que el complejo sea dedicado a otra actividad que permita mantener los puestos de trabajo directos y la actividad económica indirecta en la zona.

En el primer piso del número 1 de la porticada Plaza Mayor de Talarn, frente a la iglesia parroquial a la que se accede por una de las puertas de la antigua muralla, se encuentra Casa Paco, lo que se solía llamar una casa de comidas a la que hoy muchos restaurantes desearían parecerse. Sus ensaladas, arroz a la cazuela mixto de carne y pescado, el cordero, los canelones y tantos otros platos hechos con amor y servidos con cariño, en un ambiente de casino de pueblo, dicho con el mayor de los respetos y por las mesas, los cuadros o el piano, nos rememoran todo el sabor de nuestra niñez. La relación calidad precio es excelente. Sentimos informar que en la actualidad (septiembre 2014) está cerrado por jubilación de la cocinera.

A la izquierda Salàs de Pallars, población que fue reconocida en la península por su feria de ganado. En la actualidad se está ganando un prestigio en el panorama museístico, con Las Botigues Museu (Tiendas Museo) recreación detallada de espacios comerciales, como son: una barbería, un bar, un estanco, una tienda de ultramarinos y coloniales, y una farmacia. Más arriba el Barranc de Fontfreda que nace en la Solana d’en Llosa (Pleta Verda).

Desde Salàs se puede llegar a Rivert. Cuando,desde la carretera, avistamos la población la situación de sus casas adosadas a la roca, como si les diera cobijo, le dan un marcado aspecto de belén. Sobre la cima que domina el pueblo estaba situado el castillo, del que solo se conserva la antigua capilla, convertida hoy en ermita. Ya dentro, paseando por sus estrechas y cubiertas calles de carácter medieval, destaca la gran cantidad de agua proveniente del Barranco del Solà que antiguamente movía dos molinos. Llegó a quedar despoblada, aunque actualmente ha vuelto a ganar vecinos.

Pasado el pequeño núcleo de Sant Joan de Vinyafrescal y Puimanyons, en una planicie situada en el centro del municipio se encuentra La Pobla de Segur, en el cruce entre los ríos Flamisell y la Noguera Pallaresa. Su casco urbano se distribuye en torno a dos pequeñas plazas contiguas, la del Mercadal y la Plaza Mayor. La iglesia medieval dedicada a Santa María hoy es Casa de la Cultura. Saliendo hacia el norte visitamos el Congost de Collegats, para ello utilizamos el aparcamiento situado en la misma carretera, después del segundo túnel mediante un desvío a la derecha para cruzar la carretera y llegar hasta él. Después a pie utilizando un paso bajo la carretera se llega nuevamente a las cercanías del río desde donde se puede hacer todo el recorrido, ya que la antigua carretera está fuera de servicio. Aquí es imprescindible visitar la Argentería (Platería) que según se cree inspiró a Antoni Gaudí en sus creaciones. Desde este lugar también se puede llegar al Barranco del Infierno.

Hemos hablado de la nueva carretera C-12 que llega a Ager desde donde visitar el Parque Astronómico del Montsec, Sant Esteve de la Sarga, Pont de Montañana y el Congost de Mot-rebei, pero esto será en otro capítulo.

Os proponemos un recorrido singular por la línea férrea de Lleida-La Pobla de Segur denominado El Tren dels Llacs (de los Lagos) con locomotoaa diésel, vagones clásicos (vagones de la serie 6000, coche cafeteria y vagón postal) yun grupo de animación. Proponemos un recorrido nostálgico que te permite retroceder en el tiempo, una experiencia imprescindible para los amantes del ferrocarril y de la naturaleza en estado puro. Se trata de un viaje inolvidable por las tierras de Lleida hasta los lagos del Prepirineo: saliendo del Segrià, cruzando la Noguera y el Montsec y llegando al corazón del Pallars Jussà.

 

Sobre el autor

Javier Soriano

Dejar un comentario

Simple Share Buttons