Viajes

Descubriendo… La Vall Fosca

La Vall Fosca (Lleida)
Escrito por Javier Soriano

En setiembre del año pasado los seniors de Flavorcook visitamos este hermoso paraje situado al este de La Vall de Boí, al norte de la comarca del Pallars Jussá, que debido a la espesa vegetación y a sus altas cumbres goza de pocas horas de sol en invierno, de ahí su nombre: fosca (oscura).  El río Flamisell es el eje vertebrador, en todo su recorrido podréis ver un paisaje que irá mudando hasta llegar al Pantano de Sallente, donde gracias a su teleférico os elevaréis 500 m. para admirar desde abajo una de las mayores cumbres del Pirineo, el Montsent de Pallars (2883 m.), y además recorrer una profusión de lagos cuyas aguas, en el descenso, proporcionan los recursos necesarios para disfrutar plenamente de la naturaleza.

Por la C-13 hasta La Pobla de Segur, desde aquí por la N-260 hasta Senterada y después por la L-503. A la izquierda, por una pista asfaltada, se llega a Estavill, que aún conserva su estructura medieval con un entramado de calles cubiertas, característico de poblaciones de alta montaña. Podéis visitar el Puente del Diablo que salva el Barranco de Sant Genís, cercano al municipio vecino de Sarroca de Bellera.

De nuevo por la L-503 llegaremos a La Pobleta de Bellveí, la población más habitada de La Vall, donde aún se celebra una de las ferias de ganado más importantes de la comarca. A destacar la Iglesia de Sant Feliu con su cubierta plana. Desde aquí se puede llegar al Llac de Moncortés, ya en el Pallars Sobirà, de origen cárstico formado por la disolución de la roca caliza por acción del agua de un manantial subterráneo. Es una de las reservas de aves acuáticas y migratorias más importantes del Pirineo.

L’Era del Marxant, en el nº 25 de la Plaça del Portal de La Pobleta, aparthotel y restaurante con menú diario a 10 euros, menú degustación a 18 euros y carta. Buena relación calidad precio, personal atento y comida como la de antes, natural. Muy recomendable la “girella pallaresa”,  embutido típico elaborado con menudos y carnes de cordero amasadas con arroz y especies que se puede comer frío o a la plancha.

A levante de La Pobleta una estrecha carretera desciende a Envall, situada en lo hondo del barranco del mismo nombre, casi deshabitada y en estado ruinoso. La Iglesia de Sant Jaume se halla en fase de consolidación y algunas de sus obras de arte las podéis ver en la iglesia de La Pobleta. Ya en la L-503, cerca a la derecha La Plana de Mont-rós, con dos núcleos habitados, es uno de los más recientes de La Vall e incluso de la comarca. Nació a partir de un pequeño caserío alrededor del Santuario de la Verge de la Plana, debido a la construcción en el año 1932 de la central eléctrica. Siguiendo por una pista en buen estado encontramos Beranui de la que destaca la Iglesia de Sant Joan Evangelista, desde cuyo mirador se puede contemplar una fantástica panorámica de los pueblos más cercanos.

Retomamos la L-503 y un poco más arriba a la izquierda, por una pista asfaltada de fuerte pendiente en dirección sur, a 1.250 m. de altitud se encuentra Antist, mirador privilegiado de la  comarca. Su castillo fue el origen de esta pequeña población y en su centro se sitúa la Torre de Carlá. Por la misma pista asfaltada en sentido norte accedemos a Castell-estaó, el castillo que da nombre al pueblo quizás estuviese formado por las propias viviendas y en su única puerta de acceso se halla la Iglesia de Sant Pere. Aquí se inicia la ruta del Barranco de Roi, en cuyo recorrido se pueden ver los restos de la Mina Eureka, la primera explotación de uranio de España.

Nuevamente por la L-503 llegamos a Molinos, colonia cuyo origen y nombre fue dado por los trabajadores que construyeron la central hidroeléctrica, traducción de la Casa Molins situada por encima de la población, en sus bajos aún se encuentra el molino construido para aprovechar la energía del río. En el año 1918 comenzó a construirse la conducción forzada de la central, obra de gran envergadura y espectacular en aquella época, que aprovecha el agua de un canal subterráneo captado en La Central de Capdella. Desde Molinos podemos llegar a La Coma de Mont-rós, a su derecha, y a El Solà de Ballera, a su izquierda. Este último es un lugar privilegiadamente soleado, que parece desmentir el nombre de Vall Fosca, aquí están situados los pueblos de Astell, Oveix y Aguiró.

En Molinos, km.12 de la L-503,  se situa el Hotel Vall Fosca que también ofrece servicio de restaurante. Construido junto al cauce del río Flamisell, lo que le da un plus bucólico. Excelente cocina pallaresa, trato familiar y ambiente relajado.

Como muchos de los pueblos de montaña Astell conserva vestigios de recinto cerrado, con la Iglesia de Sant Andreu. Durante el recorrido hasta el pueblo encontraremos infraestructuras de la central de Molinos, su conducción forzada y la vía de funicular, de diseño rudimentario, que sirvió para su construcción y hoy utilizado para el mantenimiento. Desde aquí por la misma pista se llega a Oveix, pueblo unido al castillo del mismo nombre, perteneciente a la baronía de Bellera, del cual se desconoce su emplazamiento. Se encuentran en el término la Iglesia de Sta. María y la Ermita de Sant Cristau. A muy poca distancia Aguiró donde desde su plaza, a la que se llega por una estrecha entrada, se puede admirar La Vall. Al lado, la Iglesia de Sant Joan Bautista con la torre de techo plano que aún conserva dos campanas de más de cuatrocientos años de antigüedad. El pasadizo de la primitiva calle principal permitía la fortificación del pueblo cerrando tres puertas. Siguiendo el camino que lleva al Coll d’Oli, lugar de paso a la vecina Vall de Manyanet, bañada por el río del mismo nombre, encontramos el Barranco de las Ausades (Atrevidos) donde crece la Violeta de Agua o Tiraña, una singular planta carnívora.

A la derecha de la L-503, por una pista asfaltada, nos dirigimos a La Coma de Mont-rós situada en la vertiente este de La Vall, en una zona de suave pendiente donde los cultivos son protegidos por bancales de piedras. Llegamos a Paüls de Flamisell, en el Barranco de Campos, que conserva los restos de una torre de la muralla que lo cerraba. La Iglesia de Sant Iscle y Sta.Victoria reúne a su alrededor las casas del pueblo. Cerca se encuentra la Ermita de Sta.Llúcia. Más allá Mont-rós, fácilmente reconocible por el campanario de la Iglesia de la Verge del Boix de estilo románico, alrededor de la que se levantó el pueblo con sus callejuelas estrechas. En las afueras accediendo por una pista justo antes de entrar al pueblo, el Barranco de las Espones. Siguiendo por ella encontramos Pobellà, cuyo nombre quizás proviene de un derivado de populus o pollancre (chopo). En su origen pueblo cerrado y estructurado en su interior por una calle de forma circular, con una plazoleta donde se levanta la Iglesia de Sant Miquel. Cerca del pueblo está la Ermita de Sant Lleïr, una necrópolis y restos de viviendas, de los s.XI-XII. Elevándonos por la pista encontramos el Serrat de Roi y la Ermita de Sant Quiri a 1833 m. de altura, impresionante mirador del Pallars Jussà.

Ascendemos nuevamente por la L-503 hasta que divisamos La Torre de Capdella, elevada por encima de ésta y donde se ubica el centro administrativo de La Vall Fosca. La población se erige entre la Loma de los Cubilars y La Roca del Migdia, a sus pies el río Flamisell y por encima domina  el Montsent. La Torre se refiere a una de vigilancia o defensa ubicada en  la roca donde se encuentra el acceso a la población, donde se formó el primer núcleo habitado. Sobre una inmensa roca de granito está la Iglesia de Sant Vicenç desde donde se divisa La Vall. Cerca de la población se encuentra la Ermita de Sant Martí, verdadera joya de la que hoy sólo se conserva una torre con ábside decorado. Seguimos ascendiendo por la L-503 y por una pista asfaltada hasta Aiguabella, la población más pequeña de La Vall. A principios del s.XXI solo quedaba una casa habitada que pertenecía, igual que el resto del pueblo, a los señores de Erill. En el Museo Diocesano de la Seu d’Urgell se encuentra un fragmento de pintura gótica que procede de la Iglesia de Sant Pere.

Espui es la siguiente población y una de las que más ha sufrido la despoblación. Quizás por ello la mayoría de sus habitantes decidieron apoyar la creación de un gran complejo de invierno. Desgraciadamente para unos y afortunadamente para otros, la burbuja inmobiliaria acabó con su promotor. Muchos piensan que se perdió la oportunidad de consolidar el turismo de La Vall. Espui se eleva sobre el río y la carretera, su nombre proviene de “es Pui de Cabdella” el castillo edificado en este lugar, denominado Puig de Cabdella.  La Iglesia de Sant Julià,  románica y de piedra tosca, está dotada con un campanario originariamente de seis plantas. Cerca se encuentra la Ermita de Sta.María y a un kilómetro la de la Verge del Far.

Llegados a La Central de Capdella que comenzó siendo un pequeño núcleo de población para los empleados de la primera central hidroeléctrica construida en Catalunya, en el año 1914, y que más tarde ha sido uno de los más habitados del municipio. La central se alimenta de las aguas del sistema del Estany Gento, mediante 5 km. de conducción, con un desnivel de 836 m. También encontramos un funicular que circula paralelo a ella. Encaramada sobre una colina, a 1.422 m. de altitud, Capdella la sigue en el recorrido. En ella la Iglesia de Sant Vicenç una de las joyas del románico pirenaico y pallarés. De aquí salen dos rutas que llevan al Port de Rus, pasando por el valle glaciar del río Riqüerna, y La Vall de Filià origen del macro proyecto que mencionamos al hablar de Espui.

TV3 (Televisió de Catalunya) tiene una cámara en esta población, cuyas imágenes podéis ver aquí en directo.

Desde aquí siguiendo por una pista asfaltada llegamos al final del recorrido, el Pantano de Sallente, que recoge las aguas del Estany Gento y 26 lagos glaciares interconectados por unas obras de ingeniería, que actúan de cabecera del río Flamisell. En este lugar se construyó, para realizar las obras, un teleférico de una sola cabina y con la mayor capacidad de Europa, 25 toneladas, que asciende al Estany Gento y una central hidroeléctrica reversible que puede bombear el agua desde el pantano hasta el lago superior, además de un bar. Por un itinerario podéis acceder a pie hasta el Estany Gento, donde disfrutar de un hermoso recorrido por los lagos, por el trazado del antiguo ferrocarril utilizado para la construcción de los equipamientos. Los menos intrépidos pueden utilizar el teleférico, abierto al público solo en verano, pero antes consultad horarios.

Cabdella o Capdella?. La normativa lingüística oficial choca con los usos tradicionales que la Vall Fosca quiere defender. Articulo en catalán del Diario Segre, del 15 de Enero de 2010

Más información en www.vallfosca.es

Os invitamos a inscribiros al Club de Amigos de Lleida, optaréis a ofertas y descuentos interesantes.

Sobre el autor

Javier Soriano

Dejar un comentario

Simple Share Buttons