Viajes

Descubriendo… Lisboa (III)

Escrito por Xavi Soriano

La mañana del cuarto día del viaje por Lisboa la dediqué a las compras de productos lisboetas. Así que después de tomar un buen desayuno en el hotel me dirigí nuevamente al Mercado Municipal Da Ribeira y luego pasé por una de las tiendas de conservas más conocidas de Lisboa, la Conserveira de Lisboa, en el 34 de la Rua dos Bacalhoeiros.

551 - Conserveira de Lisboa

Seguidamente, en la tienda Napoleâo Wine Shops (Rua dos Fanqueiros, 70) compré el Ginja o licor de cereza (Ginja Serra Est · 8,49€). Ésta tienda efectúa envíos internacionales e incluso podéis comprar por internet.

Después un paseo matutino por la Baixa.

Una de las especialidades a tomar en Lisboa son sus limonadas y para ello os recomiendo la ‘Cervejaria Nova Pombalina” (le llaman ‘O Rei das limonadas’), en Portugal es habitual tomar a cualquier hora un buen plato de sopa, acompañado de un bocadillo de carne, lo que podríamos llamar el ‘brunch portugués’. Yo opté por una rica limonada y un par de croquetas para calmar el apetito.

Siguiendo con las compras en Manuel Tavares, en el nº 1 de la Rua da Betesga. Es una tienda colmado de ultramarinos y vinos, similar al Colmado Quílez en Barcelona.

Un alto para la comida. Hay muchos sitios en Lisboa para comer un sencillo menú por unos 7€, Pastelaria Verona, en el 203/205 de la Rua dos Fanqueiros. Por este precio te sirven: sopa, sobremesa o plato del día (unos pinchos de pescado), pan, bebida y café.

Sigo con las compras, unos Pasteis de Belem en la Antiga Confeitaria de Belem, y Abacaxi (piña) en Pingo Doce, cadena de supermercados con todo tipo de productos.

Sigo el paseo, cae la noche y me apetece tomar una cerveza y un bocadillo de carne, en la Rua Principal.

Día 5

Hoy es el último día en Lisboa. Tomaré el desayuno en un lugar emblemático la Pastelaria Casa Brasileira, en el 267 de la Rua Augusta. Bocadillo de carne asada y una cerveza Imperial por 6€. Después voy a disfrutar de un paseo matutino, descendiendo por la Rua Augusta, la Rua de Conceiçao, hasta la Rua Largo da Sé llego a la catedral de Lisboa, la iglesia más antigua de la ciudad. Santa Maria Maior de Lisboa o Sé de Lisboa, tiene el honor de ser uno de los edificios que ha sobrevivido a los terremotos que asolaron Lisboa. Aunque en el de 1755 se vió seriamente afectada, hoy se encuentra totalmente restaurada.
561 - Sé Catedral

Voy de vuelta al centro de la ciudad, para ello me dispongo a tomar el metro en dirección al Parque Eduardo VII para dar un último paseo por uno de los parques más emblemáticos de Lisboa. La Avenida Liberdade culmina en la Plaza del Marqués de Pombal, y sobre ella se encuentra éste parque. Son 25 hectáreas que albergan tres umbráculos o estufas en portugués: la Estufa Fría, situada sobre una antigua cantera de basalto, con la orografía y plantas de Asia, América del Sur y Australia; la Estufa Quente (Caliente) con plantas de clima tropical; y la Estufa Doce (Dulce) que alberga una colección de cactus. Precio de la entrada 3,10€. También se encuentra en este parque el monumento al 25 de abril, conmemorativo de la revolución de los claveles, y diversos equipamientos.

577 - Parque Eduardo VII

Es hora de comer, de nuevo tomo el metro hasta Rossio. Ya os había hablado del ‘Restaurante O’Bacalhoeiro’ comparte cocina con el ‘Restaurante A Licorista’, en el 222-224 de la Rua dos Sapateiros. como en la primera visita estuve en el primero, quise visitar a su hermano gemelo. En este caso el plato estrella fue un buen Bacalhau Minhota (Bacalao con patatas y cebolla) que, con vino, agua, fruta y café, la cuenta ascendió a 15,85€.

A las 18h. me dirijo al aeropuerto. Vuelta en avión a las 20:30h.

Adeus Lisboa. Hasta siempre!!

Sobre el autor

Xavi Soriano

2 Comentarios

Dejar un comentario

Simple Share Buttons