Viajes

Descubriendo…Castilla y León (I) – El Burgo de Osma y Ávila

Ávila
Publicado por Javier Soriano

Este es el fruto de tres meses de residencia en Ávila y de unas vacaciones junto a nuestros amigos, Mari y Emilio. Una ruta de cinco días, visitando: Burgo de Osma, Ávila, Sierra de Gredos, Barco de Ávila, Salamanca, Segovia y Valladolid. Si podéis disponer de una semana os permitirá hacerla con más detenimiento y descubrir otros rincones que no os detallamos.

Este es el fruto de tres meses de residencia en Ávila y de unas vacaciones junto a nuestros amigos, Mari y Emilio. Una ruta de cinco días, visitando: Burgo de Osma, Ávila, Sierra de Gredos, Barco de Ávila, Salamanca, Segovia y Valladolid. Si podéis disponer de una semana os permitirá hacerla con más detenimiento y descubrir otros rincones que no os detallamos.

Autovía A-2 de Barcelona a Lleida, pasada esta ciudad encontramos una señal que nos lleva a la autopista AP-7 que tomaremos hasta Zaragoza. Aquí seguimos los paneles informativos que nos llevan a Burgos. Salimos de la autopista en  Gallur, dirección Tarazona, Soria – que obviamos en esta ruta – y Burgo de Osma por la N-122.

Burgo de Osma fué fundada en el siglo XII, se conserva la antigua ciudad amurallada declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1993. Podemos destacar las murallas del siglo XV con la puerta de San Miguel, la Universidad de Santa Catalina pendiente de restauración y nuevo uso, el Castillo de Osma y la catedral gótica del siglo XIII. Es un gozo pasear por su calle Mayor y admirar las antiguas casas medievales sustentadas por soportales con columnas de piedra en toda su longitud (sólo en su lateral Este), hasta desembocar en la Plaza Mayor donde encontramos el Ayuntamiento y el Hospital de San Agustín. Si llegáis a la hora del almuerzo, en Burgo de Osma podréis degustar recetas tradicionales castellanas como los asados de cordero y cochinillo, las migas canas y los platos de matanza.

Saliendo de Burgo de Osma a pocos kilómetros en San Esteban de Gormaz tomamos la N-110 hasta Segovia y de allá a Ávila. Dirección Piedrahita y Barco de Ávila, pasada la población de Muñana veréis El Carrascal un hotel con una excelente relación calidad/precio.

Más información en www.complejoelcarrascal.com

Entramos en Ávila por la N-110 y nos acercaremos a la puerta principal de la muralla, de San Vicente, frente al Restaurante Las Murallas (probad sus especialidades).  Aquí podéis aparcar y seguir a pie hasta las oficinas de turismo de la ciudad donde os procurarán la información necesaria. La muralla actual es la única medieval completa y románica, tiene un perímetro de 2.516 m, fue comenzada en el siglo XII y construida con restos de las viejas murallas y de la necrópolis romana y visigótica, aún se pueden ver en algunas de sus piedras inscripciones que lo aseveran. También se puede acceder a su adarve o parte superior de la muralla pudiendo recorrer unos 1700 metros, desde donde disfrutareis de magníficas vistas de la ciudad, la sierra y el valle de Amblés.

Frente a la puerta de San Vicente está situada la Basílica de San Vicente, una de las mejores obras del románico en España. Alberga el cenotafio, monumento funerario conmemorativo, de los Santos Mártires a cuya advocación está dedicada.  Saliendo de ella y a su frente comienza, bordeando la muralla, el paseo de San Segundo copatrono de la ciudad y donde encontrareis los mejores bares de tapas: Casa de Postas y Bodeguilla de San Segundo. Pasaréis por detrás del ábside de la catedral, atención a las pastelerías de esta zona (Porta Coeli en San Segundo e Iselma y La Flor de Castilla en los soportales de la plaza). Hasta llegar a la puerta del Alcázar que se encuentra frente a la plaza de Santa Teresa o del Mercado Grande, al fondo la Iglesia de San Pedro, en su centro y justo al lado de la puerta dos monumentos dedicados a Santa Teresa de Jesús, patrona de la ciudad. El grupo escultórico en la puerta del Alcázar cuya figura principal representa a la Santa fue inaugurado por Juan Pablo II en el año 1982.

Siguiendo junto a la muralla comienza el paseo del Rastro que lleva a la puerta del mismo nombre y más allá hasta la de Santa Teresa, donde está la iglesia-convento donde nació y vivió. Este paseo es el lugar de encuentro de los abulenses en especial durante los meses de invierno. Desde él se puede admirar una amplia vista de la sierra de Ávila. La puerta del Rastro que da acceso a la plaza del mismo nombre es un arco situado en la casa de los Dávila, sobre el que se construyó una gran balconada, enfrente unos jardines donde descansar del paseo y admirar el sudoeste de la ciudad  o podéis seguir hasta la puerta de la Santa, para recorrer el museo de la iglesia-convento.

Aquí ya os dejamos libres para visitar dentro de la muralla: la Catedral de San Salvador, la plaza del Ayuntamiento o del Mercado Chico, el Palacio de Piedras Albas hoy Parador de Turismo, la espadaña o campanario adosado a la muralla único vestigio del convento del Carmen. O fuera: el Real Monasterio de Santo Tomás donde está enterrado el primogénito de los Reyes Católicos, los Cuatro Postes lugar privilegiado para admirar la ciudad amurallada, el Palacio de Congresos inaugurado el año 2009, el precioso paraje del Molino de la Losa hoy restaurante recomendado en las guías. Infinidad de monumentos y museos e innumerables rincones para mirar y admirar, hablad con sus gentes, tomad sus tapas y platos -las patatas revolconas, la sopa castellana, el chuletón, los torreznos, el hornazo, las yemas de Santa Teresa… Todo esto y más es Ávila.

Más información en www.avilaturismo.com

Para comer, es indudable que en Ávila hay innumerables restaurantes de calidad. Nosotros os podemos orientar pero seguro que encontrareis otros tan buenos o mejores. Saliendo desde la Plaza del Mercado Chico a la izquierda del Ayuntamiento, está la calle Vallespin que bajando lleva hasta los juzgados. En ella a la izquierda hay varios restaurantes, pero uno de ellos el más pequeño Don Camilo se destaca por sus tapas y uno de los mejores chuletones que he comido en Ávila. Pedro os atenderá, junto con sus hijos si es festivo, y su esposa que en la cocina tiene mano de santa. Dejaros aconsejar. Si queréis probar el mejor hornazo de estas tierras, masa de pan rellena de chorizo, panceta, lomo de cerdo y huevo cocido, después de los juzgados  y del Palacio de los Polentinos en una calle paralela hallaréis la Bollería Hijos de Mariano Hernádez. Además es pastelería, con todas las especialidades de la zona. El Molino de la Losa es un restaurante gurmet situado en la carretera de Los Cuatro Postes. Un poco más allá, al lado del hotel, hay un pequeño restaurante, La Canaleja, recomendado por sus tapas y platos.

Más información en www.elmolinodelalosa.com

 

Y en la próxima entrega… visitaremos la Sierra de Gredos y Barco de Ávila.

Sobre el autor

Javier Soriano

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons