Viajes

Descubriendo…Castilla y León (IV) – Segovia

Segovia
Escrito por Javier Soriano

Segovia y La Granja de San Ildefonso dos bellezas en las que podemos distinguir las diversas etapas de la historia de España que las han marcado. La dominación romana (el acueducto), asentamiento de judíos o aljama (judería o barrio judío), reinados de Alfonso VI a Felipe II (el Alcázar),  coronación de Isabel I como Reina de Castilla y León (Iglesia de San Miguel), Baja Edad Media y gótico tardío (la Catedral) y de los Reyes Católicos a Felipe V (La Granja).

Desde el hotel casi a la entrada de Ávila tomad la Autovía A-51 para seguir después por la autopista AP-51 o seguid por la N-110. Si buscáis en el plano las dos llevan a Segovia, aunque la AP-51 enlaza con la AP-6 – llamada Autopista del Noroeste que va de Madrid a A Coruña – y después con la AP-61. Llegados a Segovia (80 Km.) por el sur la AP-61 y la N110 tomad la carretera de Madrid, seguid por la carretera de San Rafael, el Paseo del Conde de Sepúlveda, el Paseo de Ezequiel Gonzalez y después de los Jardincillos de San Roque encontrareis la entrada al aparcamiento que da a la Avenida de Fernández Ladreda y ésta al Acueducto, el símbolo más querido por los  segovianos. O bien seguís por la siguiente calle hasta llegar a la de Carretas y a la calle del Carmen, por esta zona suele haber  sitio para aparcar. La misma calle del Carmen os llevará hasta la plaza del Azoguejo donde se encuentra el Acueducto. Situados en ella admirad esta magnífica obra de ingeniería levantada por los romanos para abastecer de agua la ciudad. Datada en el siglo II, es la obra romana más importante de España y la mejor conservada. En total cuenta con 166 arcos y conducía las aguas desde el manantial de Fuenfría, situado en la sierra cercana a 17 kilómetros de la ciudad. A la izquierda del monumento se halla la oficina de turismo, donde os facilitarán la información necesaria para visitar la ciudad.

Saliendo a su derecha la calle Cervantes y después la de Juan Bravo nos permiten un pequeño recorrido enriquecido por el Teatro Cervantes de 1.923 y ahora en proyecto de rehabilitación, la Casa de los Picos o de los judíos que antiguamente formaba parte de la muralla, la Iglesia de San Esteban de torre y pórtico románico y la Plaza Mayor con el Ayuntamiento y la Catedral de Santa María, detrás de la que se encuentra el barrio judío o judería. Por este barrio se puede llegar a una de las puertas de la antigua muralla que aún subsiste en  parte, debido a que está formada en su mayoría por edificaciones de la época. Fue una de las aljamas más importante, junto a las de Córdoba y Toledo, en la que sus huellas se hallan diseminadas por diversas calles y edificios. Gran parte de este barrio se destruyó después de la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos en 1.492, para construir la Catedral de Santa María llamada la Dama de las Catedrales por sus dimensiones y elegancia. Construida en el siglo XVI de estilo gótico y con rasgos renacentistas, se le acoplaron el claustro y otros elementos de la antigua catedral destruida por la Guerra de las Comunidades, debido a su proximidad con el Alcázar. En la Plaza Mayor, junto a los soportales, se encuentra la iglesia de San Miguel donde se celebró en 1.474 la proclamación de Isabel I como Reina de Castilla y León de Isabel I, en la fachada principal del templo hay una placa que conmemora esta ceremonia que fue decisiva para la historia de España. Casada desde 1.469 con Fernando II de Aragón que fue V de Castilla, ambos recibieron en 1.496 el título de Reyes Católicos concedido por el papa Alejandro VI.

Más información en http://juderia.turismodesegovia.com/

Siguiendo por la calle Daoiz paralela a la de Velarde, ambos muertos en el levantamiento del 2 de Mayo de 1.808 en Madrid contra la fuerzas napoleónicas, llegaréis al Alcázar, en cuyo jardín se encuentra el monumento a estos héroes y a la insurreción que fue el comienzo de la Guerra de la Independencia. Esta fortaleza de planta irregular se eleva sobre un cerro en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, de su existencia hay constancia por una carta del archivo de la catedral en 1.155 que lo cita como alcázar, aunque se han encontrado en su base sillares de granito similares a los del acueducto. El primer monarca que lo habitó fue Alfonso VIII siendo diversas veces restaurado y ampliado desde  el reinado de Alfonso X hasta Felipe II, a este último es al que se debe su actual silueta que lo hace inconfundible entre los castillos españoles. De la que destaca la torre del homenaje cuadrada con cuatro torreones y ventanales geminados. De manera que cada rey dejó constancia de su paso por él, construyendo salas y cámaras decorándolas con elementos arquitectónicos, frisos, pinturas y elementos de diferentes estilos. A mediados del pasado siglo el Patronato del Alcázar encargó un mural que figura en una de sus galerías en el que se representa la coronación de Isabel I de Castilla. De este mural se tiene que resaltar la licencia que se tomó el artista al representar la iglesia de San Martin, donde como ya he dicho tuvo lugar tal efemérides, viéndose algunos detalles de la vieja que fue destruida y elementos que figuran hoy en la nueva. Ya habréis oído contar que, según se dice, Walt Disney se enamoró de esta fortificación hasta el punto de copiar sus torres  cuando creó el castillo de Blancanieves. Podéis tener una vista desde abajo en la que se contempla la peña rocosa con el Alcázar majestuoso en la cumbre, algo excepcional, desde la carretera de Zamarramala a la que se puede acceder por el Paseo de Ezequiel Gonzáles en dirección contraria a la de nuestra llegada.

Para comer, en la Plaza del Azoguejo, justo al lado del acueducto, el Mesón de Cándido que es muy conocido por su cochinillo asado que cortan con el filo de un plato al servirlo. En la calle Cervantes hay otros restaurantes especializados en este manjar típico de Castilla.

Más información en www.turismodesegovia.com

Saliendo de Segovia los indicadores os llevarán a  La Granja de San Ildefonso (11 km). El origen de este Real Sitio se remonta al año 1.450, cuando el Rey Enrique IV de Castilla mandó construir una ermita dedicada al Arzobispo San Ildefonso. En 1.477 los Reyes Católicos donaron la ermita y terrenos adyacentes, a los monjes del monasterio de El Parral. Los Jerónimos, a mediados del siglo XVII, construyeron en esos terrenos una granja, que sirvió de residencia para los monjes, dando lugar a La Granja de San Ildefonso. Ya en el año 1.721 Felipe V hizo construir un palacio, como su abuelo Luis XIV había hecho en Versailles, con la intención de abdicar en su hijo Luis I. Pero éste  murió en 1.724, lo cual le hizo retomar el trono. Este suceso motivó un aumento de la construcción y de sus jardines.  En ellos más de veintiséis fuentes monumentales con magníficos juegos de agua dedicadas a la mitología, al igual que en Versailles. Un estanque situado a 1.249 metros de altura alimenta todo este conjunto monumental. En un panteón situado en la Colegiata adyacente al Palacio está enterrado Felipe V y su segunda esposa Isabel de Farnesio.

Más información en www.webdelagranja.com

 

Y en breve seguimos con la ruta, Valladolid!!

Sobre el autor

Javier Soriano

Dejar un comentario

Simple Share Buttons