Viajes

Descubriendo…Castilla y León (V) – Valladolid

Valladolid
Publicado por Javier Soriano

Según se dice las gentes de Valladolid son las que pronuncian mejor el castellano, sin acentos que lo contaminen. Como ciudad tiene un encanto personal que, según mi punto de vista, contrasta con un caos circulatorio más propio de poblaciones con mayor número de habitantes. Sin duda se agradecen las zonas peatonales o restringidas al tráfico.

Es la ciudad más alejada de Ávila. Partiendo de El Carrascal antes de Avila tomar la A-51 después la AP-51, AP-6 y la A-6 hasta Medina del Campo y Tordesillas. De ahí la A-62 (E-80) a Simancas y Valladolid (140 Km.). Entrando por la autovía de Castilla la N-601 cruzando el río os lleva directamente al Paseo de José Zorrilla (dramaturgo oriundo de ésta ciudad) y al Parque de Campo Grande, el mayor parque urbano de Valladolid que data de finales del siglo XVIII. Su diseño es triangular, con un paseo central que lo cruza y en el extremo Este la calle de la Acera Recoletos. Es un verdadero jardín botánico con más de 90 especies de árboles, complementado con diversas especies de aves: pavos reales, faisanes y palomas. En el se ubica un estanque-río, donde pasear en barca y deambular por él mediante varios puentes, y más hallá una cascada. Cerca, en la calle del Rastro, la casa donde habitó Cervantes en 1.605.

Saliendo por la puerta Norte del parque, frente a la fuente monumental de la Plaza Zorrilla está la calle María de Molina, siguiéndola y antes de llegar a la del Veinte de Febrero podréis admirar la fachada del Teatro Lope de Vega construido en el año 1.861, actualmente pendiente de rehabilitación. Frente al teatro hacia el Este se encuentra la calle Santiago que es peatonal. Por ella llegaréis a la Plaza Mayor, una de las mayores de España, situada en el centro de la ciudad, cerca de las Iglesias de San Benito y de Sta. María la Antigua.  En ella se encuentra el Ayuntamiento y en el centro el monumento al conde Pedro Ansúrez, al que Alfonso VI le encargó el poblamiento de la ciudad. Como dato anecdótico, el conde Pedro Ansúrez casó a su hija María con el conde de Urgel (Lleida – Catalunya), Ermengol V, al enviudar ésta el conde se desplazó al condado de Urgel como protector de su nieto Ermengol VI. Tomando parte con Ramón Berenguer III en la conquista de Balaguer (Lleida).

La Plaza Mayor es la zona de encuentro de la mayoría de pucelanos o vallisoletanos, no en vano en sus aledaños figuran los mejores y por ende más populares bares de tapas y restaurantes. Los Zagales de la Abadía en la calle de la Pasión nº 13, es un bar-restaurante que ha ganado diversos concursos de tapas. Sorprende la originalidad de la presentación y la cuidadosa elaboración de sus platos. Cuenta con un menú diario con una amplia relación de especialidades, entre las que destacan los pucheros. También cerca de la Plaza Mayor el restaurante Don Claudio, en la calle Ferrari nº 1, mesón de comida castellana tradicional ubicado a escasos metros de la plaza Mayor. Unas escaleras nos conducen hasta su amplia barra, con una gran variedad de raciones, de ahí se accede al comedor. De su carta, los entrantes: matrimonios (anchoas en salazón y boquerones), calamares a la plancha o a la romana, revueltos de setas de cardo o de boletus edulis (en temporada) o parrochas (sardinillas) fritas; de los segundos: el chuletón de buey, las chuletillas de lechazo o los pescados a la a la plancha o brasa.

Al Norte de la Plaza Mayor, en la calle de San Benito se encuentra el Monasterio de Sant Benito construido sobre el Alcázar Real a finales del siglo XIV. Cuenta con tres claustros, uno de ellos el conocido como Patio Herreriano. El Monasterio es hoy museo de arte contemporáneo. La iglesia de estilo gótico comenzó a edificarse en 1.499, aunque la torre pórtico es posterior. Ésta tenía dos cuerpos más para el campanario, pero tuvieron que derribarlos en el siglo XIX por amenazar ruina. Justo enfrente se halla el Mercado del Val, mercado de abastos construido a imagen del de Les Halles en París (ya desaparecido) a finales del siglo XIX. Su estructura totalmente de hierro, con una planta rectangular de 112 m. de longitud con una gran cúpula central que se desmontó en el año 1.900 y en 1.981 fue restaurado, adquiriendo el aspecto actual.

Volviendo a la Plaza Mayor y siguiendo dirección Este encontraréis la Catedral de Ntra. Sra. de la Asunción diseñada por Juan de Herrera en el siglo XVI, como se puede suponer de estilo herreriano aunque con añadidos barrocos, pero inacabada. Durante los siglos XVII a XIX intervino Churriguera que no respetó el diseño original. En el siglo XVIII se levantó la torre Oeste añadiendo un cuarto cuerpo, pasados los años se agrietó y debido al terremoto de Lisboa de 1.755 sufrió grandes daños. Para su reparación se diseñó un enzunchado mediante cadenas, con un complejo sistema de andamiajes para su instalación. Esta reparación duró hasta 1.841, cuando debido a unas lluvias torrenciales se derrumbó parte de la estructura. Tras el desescombro se estudió su reconstrucción pero al final en 1.878 se optó por construir la torre Este que debido a la falta de dinero se dejó con menor altura de la diseñada. Debido a la falta de la torre Oeste esta catedral es conocida popularmente como La Inconclusa. Fue tomada como modelo para las catedrales de México y Lima.

Más información en www.disfrutavalladolid.com

Siguiendo al Norte justo detrás de la catedral se encuentra la Iglesia de Sta. María la Antigua documentada desde el siglo XI de estilo gótico y neogótico, con una esbelta torre románica de planta cuadrada rematada con un chapitel apiramidado de teja, construida en el siglo siguiente y un pórtico en el lado norte también románico.

Saliendo de Valladolid dirección Este por la VA-11 y después la N-122 llegaremos a Peñafiel (56 Km.) conocida por sus vinos y el castillo, considerado como una de las fortificaciones más emblemáticas de la edad media. El castillo  se adapta al cerro sobre el que se asienta, viene definido por su forma alargada y estrecha de 210 m. de longitud por 35 m. de ancho. Su  forma original le asemeja a un inmenso barco anclado en la meseta castellana. Peñafiel constituyó junto con su castillo un punto fundamental en la línea defensiva del Duero, tanto para cristianos como para musulmanes. Desde el cerro el castillo dominaba los valles de los ríos Duero, Duratón y Botijas, y protegía la población. Edificado entre los siglos IX y X, la imagen actual corresponde a las obras realizadas en el siglo XV. La muralla exterior de lienzos lisos es la más antigua de la construcción. Una única puerta de acceso flanqueada por sendos torreones circulares y otra muralla, almenada y transitable a través de un adarve, protege el recinto interior donde está la torre del homenaje. En la actualidad alberga el Museo Provincial del Vino de Valladolid, donde degustar los célebres vinos de la Ribera del Duero y del resto de denominaciones de la provincia. La vuelta puede realizarse por la VA-223 hasta la circunvalación de Cuellar y tomar la A-601, pasando por las afueras de Segovia, AP-6 y AP-51 hasta Ávila.
Más información en www.turismopenafiel.com

En Valladolid la Asociación Provincial de Hostelería ha presentado una iniciativa gastronómica para los próximos 6 meses, “Los jueves ¡de tapas!“.

En la iniciativa participan 63 bares y restaurantes de Valladolid, que ofrecerán una tapa y una bebida por 2 euros, durante los próximos 6 meses.

No os perdáis la próxima entrega, Soria…ni te la imaginas.

 

Sobre el autor

Javier Soriano

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons