Hortalizas y verduras Recetas

Pencas de acelga gratinadas

Pencas de acelga gratinadas
Publicado por Lidia Argemí

Nos consta que un alto porcentaje de mortales aborrece las acelgas, por su gusto o el tiempo necesario para librarlas de la tierra que acumulan. Aunque hoy en día ya se venden limpias y en bolsa. Vaya este plato, para aquellos sentimentales que aún son capaces de disfrutar de ellas en su estado salvaje. Habrá muchos de estos que desestiman las pencas y solo se comen las hojas. Aquí os damos la solución para poder hacer dos comidas con las mismas acelgas, y además vaciar el frigorífico de aquellas sobras que se pueden eternizar hasta que se acaban tirando a la basura.

Nos consta que un alto porcentaje de mortales aborrece las acelgas, por su gusto o el tiempo necesario para librarlas de la tierra que acumulan. Aunque hoy en día ya se venden limpias y en bolsa. Vaya este plato, para aquellos sentimentales que aún son capaces de disfrutar de ellas en su estado salvaje. Habrá muchos de estos que desestiman las pencas, o sea los tallos blancos y duros, y solo se comen las hojas. Aquí os damos la solución para poder hacer dos comidas con las mismas acelgas, y además vaciar el frigorífico de aquellas sobras que se pueden eternizar hasta que se acaban tirando a la basura.
 

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 kg. de acelgas
  • 150 gr. de carne de cerdo picada
  • 150 gr. de carne de ternera picada
  • 6 c/s de tomate rallado
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gr. de queso rallado
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva


Elaboración:

  1. Limpiar y cortar las pencas de las acelgas, Las hojas se pueden comer hervidas con patatas o añadiendo garbanzos, previamente cocidos, después del hervor.
  2. Es necesario eliminar los hilos de las pencas, haciendo un pequeño corte en el extremo y tirando hacia abajo. Probadlo varias veces y veréis que es fácil de hacer.
  3. Introducidlas en una olla con agua hirviendo, aproximadamente unos 10 minutos. Sería conveniente que, como con todas las verduras, queden al dente. Escurridlas bien y depositadlas sobre un paño de cocina, para secarlas.
  4. Se disponen en una fuente que pueda ir al horno, en dos o tres capas pero que ésta quede llena. Reservar.
  5. En una sartén con aceite sofreír la cebolla y más tarde añadir los ajos, cortado en trozos pequeños y con sal. Cuando esté en su punto añadir y mezclar bien las dos carnes salpimentadas. Cuando hayan estén doradas, añadir el tomate, mezclar y dejar que tome color.
  6. Cubrir bien las pencas con el condimento. Añadir el queso rallado, distribuido uniformemente, e introducir en el horno con el gratinador pre-calentado a 200º. Dejar que se dore el queso y retirar. Servir caliente.

Buen provecho!!

Consejos prácticos:

Como apuntábamos en la presentación podéis utilizar todo tipo de carnes que hayan sobrado y que estén abandonadas en el frigorífico: pollo, conejo, butifarra, salchichas, ternera, cordero,… Deshuesadas, sin piel  y cortadas a trozos pequeños. También podéis añadir champiñones u otro tipo de setas. Si está condimentado se añade después del tomate, si está crudo añadir a la mitad de sofreír la cebolla y los ajos, después seguir con lo indicado.

 

 


 

 

 

 

 

Sobre el autor

Lidia Argemí

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons