Aves Recetas

Pollo de corral a la cazuela

Pollo de corral a la cazuela
Publicado por Lidia Argemí

Después de publicar el día de Reyes – en Facebook y Twitter – la fotografía de este plato, y ante la sugerencia de nuestros seguidores, hoy os presentamos esta receta tan sencilla de realizar, pués su único secreto reside en la materia prima, un pollo de corral. Si, un pollo de los que en mi infancia solía comerse solo en Navidad, debido a su precio prohibitivo para la mayoría de bolsillos. Lo he seguido saboreando durante muchos años, aunque sin duda recuerdo el que comí, bastantes años más tarde en el pueblo, un magnífico ejemplar engordado durante meses a base de maíz por la abuela de Lidia, para celebrar la Navidad. Por desgracia ejemplares como aquel, ya no se ven ni en las tiendas especializadas. Hoy el pollo que suele adquirirse en tiendas y supermercados es otra cosa, y no tenemos suficiente espacio, ni tiempo, ni ganas de ahondar en ello.

Ingredientes para 4 o 5 personas:

· 1 pollo de corral (3 o 4 quilos)
· 2 cebollas grandes variedad Fuentes
· 2 manzanas variedad Golden
· 1 vasito de vino seco (nosotros utilizamos vino ráncio)
· 1 vaso de agua
· 2 c/s de manteca de cerdo
· 1 c/s de aceite de oliva
· 1 rama de canela

Elaboración:

Pedir el pollo a vuestra tienda de confianza eviscerado y cortado en 10 o 12 trozos desestimando las pechugas que utilizaremos para la plancha. Podéis utilizar menudos como el cuello, la molleja, los órganos reproductores, las patas y, como no, la cresta.

Bien lavado y plumado, pero con piel, lo introduciremos en una cazuela grande, para que no se amontone, con el aceite y la manteca. Aunque os parezca parco para condimentar, no olvidéis que el pollo de corral es rico en grasa que irá desprendiendo durante la cocción. A temperatura media/baja y tapado, deberéis dejarlo durante 30 minutos. Removiendo con la espátula suavemente cada 10 minuto para que así no se agarre al fondo.

Transcurrida la media hora añadiréis las cebollas peladas y las manzanas lavadas y sin pelar, cortadas a cuartos (cebollas y manzanas). Lo dejaréis a temperatura más baja y tapado durante 30 minutos más.

Seguidamente añadiréis el vino al que dejaréis evaporar los alcoholes. Acto seguido el agua y ya sin tapar dejaréis que se dore durante otros 30 minutos. No olvidéis de darle una ojeada y remover ligeramente con la espátula

Pasado este tiempo, por la acción de la cebolla y la manzana que se han ido deshaciendo, observaréis que la salsa ha tomado consistencia. Parad la cocción, tapad y reservad.

Es necesario calentar antes de servir.

Buen provecho amigas y amigos!!

Consejos prácticos:

En la cocción de las carnes grasas la acción de la fruta, manzana o pera, permite un desengrase natural al que podemos contribuir eliminando con una cuchara el exceso de aceite, antes de introducir la cebolla y la manzana. Para compensar la falta de líquido, a fin de que no quede reseco, podéis añadir más agua, pero con tiento. La manteca de cerdo se añade para darle al pollo un acabado dorado. Si programáis realizar este plato durante las fiestas de Navidad, es preciso encargarlo con suficiente antelación y congelarlo, os ahorraréis unos cuantos euros, aunque por regla general cuesta bastante más caro que el pollo estandar.

Sobre el autor

Lidia Argemí

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons