Cremas y sopas Recetas

Caldo casero de verduras y carne

Publicado por Xavi Soriano

En casa procuro tener siempre caldo casero, sobretodo en invierno. Ideal para tomar una taza, acompañar con pasta o arroz o incluso para completar cualquier receta. Por este motivo no le añado ningún tipo de hueso de jamón o hueso salado, ni tampoco sal, se trata de una base de caldo que luego para su posterior uso lo rectifico de sal. Además le añado el pie de cerdo que aporta un poco más de consistencia y cierta textura gelatinosa.

Al aprovecharlo también para fondo de otros platos no le añado patata para evitar que tenga un aspecto harinoso y turbio.

Y otro tema no menos importante, por favor haced el caldo con ingredientes de calidad y a ser posible de proximidad.

Os explico el paso a paso que es muy sencillo, lo que hay que tener en cuenta es que requiere cierto tiempo. Pero mientras cocinamos el caldo podemos estar haciendo mil cosas. Así que no hay excusa para elaborar nuestro propio caldo. ¡Manos a la obra!

Ingredientes:

  • 7l. agua
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • 1 rama de apio
  • 1 chirivía
  • 1 nabo
  • 3 hojas de col
  • 1 carcasa de pollo
  • 1 hueso de ternera
  • 1 espinada de cerdo
  • 1 pie de cerdo (partido por la mitad)

Preparación:

En una olla grande incorporamos el agua e introducimos todas las verduras previamente limpias, retirando la piel, y bien lavadas. Cuando arranque a hervir cocinamos a fuego medio durante una hora aproximadamente. Siempre hago el caldo en dos fases primero con las verduras sólo y luego añado la carne, en ambos casos extraemos todos los nutrientes que se unen al agua.

Pasada la primera fase es el momento de añadir toda la carne para seguir cocinando a fuego medio durante una hora y media más. En esta parte desgrasamos el caldo, eliminado la grasa que se acumula en la parte superior. De este modo, nos quedará un caldo mucho más limpio.

Al finalizar la cocción retiramos del fuego y colamos el caldo para terminar de eliminar las impurezas. Más o menos os saldrán unos 5 litros de caldo, ya que durante la cocción parte del agua se evapora (hay opción de añadir más pero ojo no aguar el caldo).

Una vez el caldo esté frío, lo reserváis en la nevera. El día siguiente veréis que en la parte superior se ha solidificado la grasa, es el momento de retirarla. Si vais a consumir el caldo más allá de una semana os recomiendo que lo congeléis en diferentes recipientes.

Sobre el autor

Xavi Soriano

Dejar un comentario

Simple Share Buttons